Automóviles

   

 

Puede reclamar por ello si no ha prestado su consentimiento por escrito.

Todos los elementos, piezas o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones deberán ser nuevos y adecuados al modelo de vehículo objeto de reparación. Sólo podrán utilizarse piezas usadas o de segunda mano si existe previa conformidad escrita del cliente, y el taller se responsabiliza además, y por escrito, de que tales piezas se hallan en buen estado y ofrecen suficiente garantía.

Véase información adicional de cuándo pueden instalarse elementos, piezas o conjuntos que no sean nuevos por el taller 

Queda prohibido a todos los talleres, sea cual fuere su clasificación, instalar en los vehículos automóviles, piezas, elementos o conjuntos cuya utilización no esté permitida por lo dispuesto en el Código de la Circulación.
Las piezas, elementos o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones, deberán llevar fijada de manera legible e indeleble, la marca del fabricante, si este requisito es exigido por la legislación específica. Asimismo, deberán llevar además la contraseña de homologación, en el caso que por disposición del Ministerio de Industria y Energía sea obligatoria. El pequeño material (arandelas, pasadores, etc.), que por su configuración o tamaño no permita fijar sobre él la marca del fabricante, deberá poder identificarse por la marca del mismo fijada en etiquetas, marchamos o en el estuche o paquete que lo contenga.
El taller que efectúe la reparación está obligado a presentar al cliente, y a entregarle al término de la misma, salvo manifestación expresa de éste, las piezas, elementos o conjuntos que hayan sido sustituidos. Todos los talleres están obligados a tener a disposición del público justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones.
Queda prohibida toda sustitución innecesaria de piezas, cuando ello suponga un incremento de costo para el usuario o una posible degradación del vehículo.

Nivel Anterior               Ir Arriba