Hostelería / Restauración y Ocio

   

 

Debe dirigir su reclamación contra el causante del daño, es decir, contra el empresario titular del establecimiento de restauración en el que ha ingerido el alimento o bebida en mal estado.

Lo primero que debe saber con una razonable seguridad, es que la intoxicación ha sido causada por un concreto alimento o bebida, que se encontraba en mal estado y que ha sido ingerido en el establecimiento objeto de reclamación. La prueba más común es el informe médico emitido por los profesionales o centros médicos que han atendido al consumidor que sufrió la intoxicación. Para acreditar dónde, puede aportarse el tique o factura.

Una vía de reclamación es la denuncia ante el INSALUD, Departamento o Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma, etcétera, ya que en este caso, la propia autoridad sanitaria tramitará la denuncia, dando parte a las autoridades competentes, según la intoxicación sufrida, informará sobre si se han producido pluralidad de casos y se abrirá el expediente oportuno, en vía sancionadora administrativa, penal, o la que proceda.

Una vía adicional es instar una reclamación previa extrajudicial o bien recurrir a la vía judicial civil. Si bien esta posibilidad quedará excluida cuando exista responsabilidad penal, hasta tanto no dicte su resolución los tribunales penales. Debe tenerse en cuenta que, de acuerdo con el artículo 57.1 de la Ley General para la defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobada por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de Noviembre, así como el artículo 2.2 del Real Decreto 231/2008, de 15 febrero por el que se aprueba el Reglamento sobre el Sistema Arbitral de Consumo, quedan excluidas de la posibilidad de acudir a esta vía de resolución de conflictos, precisamente, entre otras cuestiones aquellas en las que exista una intoxicación, lesiones, muerte o haya indicios de delito.

Nivel Anterior               Ir Arriba