Compra de productos / garantías

   

 

El consumidor tiene derecho a que el vendedor sustituya el producto por otro o repare el defecto. Sólo si esto no es posible, tiene derecho a rescindir el contrato y a la devolución del dinero.

Los productos defectuosos o que estén afectados por un vicio oculto no son conformes con el contrato de compraventa. En estos casos,  el consumidor tiene derecho a exigir la sustitución del bien por otro de las mismas características o su reparación. El único límite a esta libertad de elección es que una de las dos opciones resulte desproporcionada.

El consumidor deberá comunicar el defecto al vendedor en el plazo de dos meses desde que lo conozca, comunicando, a su vez, la opción elegida (reparación o sustitución del bien). Si el consumidor comunica la falta de confinidad una vez transcurridos los dos meses desde que la conoció se mantiene vigente la garantía, pero el consumidor será responsable de los daños o perjuicios efectivamente ocasionados por el retraso en la comunicación. Corresponde al empresario demostrar que la comunicación del consumidor ha tenido lugar pasado el plazo de dos meses.

Si la reparación es imposible, si no se ha realizado en un plazo razonable o ha causado graves inconvenientes al consumidor, entonces éste tiene derecho a optar entre una rebaja del precio o la rescisión del contrato y la devolución del dinero. Si el vendedor no le ofrece alguna de estas soluciones, a las que está obligado por Ley, el consumidor dispone de un plazo de tres años a contar desde la instalación del bien para reclamar el cumplimiento de las obligaciones del vendedor:

El consumidor puede interponer esta reclamación:

  1. Acudir a la vía judicial para obtener una Sentencia que declare el incumplimiento y le reintegre las cantidades pagadas además de indemnizarle, en su caso, por los daños y perjuicios sufridos. Si la cuantía de la reclamación es superior a 6.000 € deberá acudir a un juicio ordinario, que requiere abogado y procurador. Si la cuantía es inferior, puede acudir a un juicio verbal, que no requiere abogado ni procurador, si la reclamación es inferior a 2.000 € y que se inicia con una papeleta, menos formalista que un escrito de demanda. Véase el Formulario de Juicio verbal

  1. Solicitar un arbitraje de consumo ante la administración competente en materia de protección a los consumidores y usuarios (la Administración autonómica, aunque algunos municipios disponen también de sistemas arbitrales de consumo). Acceda aquí al Formulario de Arbitraje de consumo general  

Nivel Anterior               Ir Arriba