Compra de productos / garantías

   

 

Cada reglamento de bienes y servicios establece el contenido específico de las etiquetas de los bienes y servicios de los que se trate, y tanto sus modalidades como su contenido y presentación deben realizarse de manera que no induzcan a error al consumidor, ni sobre las características del bien o servicio (naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, origen o procedencia y modo de fabricación o de obtención), o atribuirle efectos o propiedades que éstos no posean, ni puede sugerirse que un determinado producto o servicio posee unas características particulares, cuando en realidad todos los productos o servicios similares las posean.

Con carácter general, en la etiqueta debe incluirse la siguiente información:

  • nombre y dirección completa del productor, ya que, en determinados casos, el consumidor debe dirigir sus reclamaciones contra el productor;
  • la naturaleza, composición y finalidad del producto;
  • la calidad, cantidad, categoría o denominación usual o comercial, si la tienen;
  • la fecha de producción o suministro y lote, si lo exige el reglamento correspondiente, así como el plazo recomendado para el uso o consumo o fecha de caducidad;
  • las instrucciones o indicaciones para el correcto uso o consumo del producto, así como las advertencias debidas y los riesgos previsibles.

Esta información debe figurar al menos en castellano, lengua española oficial del Estado, en el caso de productos comercializados en España.

Nivel Anterior               Ir Arriba