Compra de productos / garantías

   

 

Los distintos Estados del territorio de la Unión Europea velan para que todos los productos que se pongan en circulación en el mercado sean productos seguros, entendiendo como «Producto seguro cualquier producto que, en condiciones de utilización normales o razonablemente previsibles, incluidas las condiciones de duración y/o de puesta en servicio, instalación y de mantenimiento, no presente riesgo alguno o únicamente riesgos mínimos compatibles con el uso del producto y considerados admisibles dentro del respeto de un nivel elevado de protección de la salud y de la seguridad de las personas, teniendo en cuenta:

  • las características del producto, entre ellas su composición y envase;
  • el efecto sobre otros productos con los que deba usarse;
  • la información que acompaña al producto (en particular, el etiquetado);
  • la presentación y publicidad del producto;
  • las categorías de consumidores que estén en condiciones de riesgo en la utilización del producto, en particular, los niños y las personas mayores.

Para garantizar que los productos cumplen este requisito, en especial cuando se trata de productos fabricados fuera del territorio de la Unión Europea, se ha previsto el marcado “CE”, que otorga el organismo correspondiente de cada Estado miembro de la Unión Europea a aquellos productos que, tanto por su resultado final, su composición y su proceso de elaboración o fabricación, cumplen con las normas específicas que regulan cada actividad o sector, para que tanto la fabricación, como su resultado (el producto, su composición, etc.) resulten seguros para el consumidor.

Nivel Anterior               Ir Arriba