Vivienda

 


Deprecated: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls in /home/customer/www/consultayreclama.com/public_html/libraries/fsj_core/third/smarty/sysplugins/smarty_internal_compilebase.php on line 94
 

Hay que diferenciar si el contrato de arrendamiento ha durado tres años desde que se inició su vigencia o si todavía no han pasado estos tres años de duración.

Si el contrato de arrendamiento tenía una duración inferior a 3 años, el inquilino tiene derecho a prórrogas anuales sucesivas hasta que se cumplan los 3 años de contrato y el propietario no puede negarse. Por tanto, él no puede poner fin al contrato antes de que hayan pasado estos 3 años; si, como mínimo un mes antes de que finalicen o venzan los 3 años, el propietario no ha comunicado la extinción del contrato, el inquilino tiene derecho a una nueva duración de 1 año más y el propietario tampoco puede extinguir el contrato hasta que se cumpla este plazo.

Si ya han pasado estos tres años a contar desde el inicio del contrato de arrendamiento, puede haber una nueva prórroga de un años más, pero esta ya no es obligatoria para el propietario, que puede evitarla siempre que se lo que lo haya comunicado por escrito al inquilino al menos con un mes de antelación antes de la fecha de finalización (es decir, de los cinco años a contar desde el inicio del contrato). No obstante, si el contrato ha sido firmado después del día 4 de junio de 2013, una vez pasado el primer año del contrato, no procederá la prórroga del mismo si el arrendador comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

Fuera del caso de necesidad para el arrendador o sus familiares, si el propietario pretendiese finalizar el contrato antes de cualquiera de estos plazos, el inquilino no debe firmar ningún documento de resolución voluntaria del contrato, ni entregar las llaves, ni abandonar la vivienda. Si el inquilino no efectúa ninguna de estas actuaciones, aunque se lo proponga el propietario, éste podrá intentar echar al inquilino de la vivienda ejerciendo la correspondiente demanda que, seguramente, perderá.

Si, como medida de presión, el propietario deja de girar los recibos mensuales de la renta, el inquilino está obligado a pagarla igualmente. Puede intentarlo compareciendo en el domicilio del propietario o en las oficinas del administrador. Si no le aceptan el pago, debe intentar el pago de modo que quede constancia. y si tampoco acepta el pago depositar el pago en el juzgado. El modo de que conste el ofrecimiento de pago más aconsejable es el giro postal.  Véanse el Formulario Inquilino no prorrogar contrato y el Formulario carta ofrecimiento pago rentas

Nivel Anterior    Ir arriba